Con cánticos, palomas blancas y decenas de flores, más de 30.000 personas homenajearon este miércoles en Medellín a las víctimas del accidente aéreo que diezmó al club de fútbol Chapecoense de Brasil cuando viajaba para disputar la final de la Copa Sudamericana en Colombia.

"Nuestro corazón está arrugado", dijo Reinaldo Rueda, el técnico de Atlético Nacional, que debía disputar este miércoles el partido de ida de la final del torneo con el club del sur de Brasil que vio sus sueños de gloria rotos con la tragedia.

Rueda asistió junto a todo su plantel al estadio Atanasio Girardot, colmado de miles ciudadanos que se acercaron a despedir a las 71 personas que murieron en el siniestro aéreo.

El presidente del club antioqueño, Juan Carlos de la Cuesta, afirmó que, tras la tragedia, Atlético Nacional, vigente campeón de la Copa Libertadores, participará en el Mundial de Clubes en diciembre en Japón en representación de Colombia, Brasil y Sudamérica.



En el tributo, organizado por Atlético Nacional, miembros de la banda de guerra del Ejército colombiano portaron banderas de Brasil, Paraguay y Venezuela, los países de origen de las víctimas. Además, hubo sobrevuelos de los helicópteros militares que participaron en el operativo de rescate.

Fue tan masiva la asistencia que el estadio debió cerrar sus puertas varios minutos antes de lo previsto para evitar sobrecupo, por lo que miles quedaron en los alrededores.

Durante el acto se leyeron los nombres de todos los fallecidos, entre ellos jugadores, periodistas, dirigentes y tripulación y se liberaron 71 palomas blancas, una por cada víctima.

En reiteradas ocasiones, se corearon frases como "No los olvidaremos, esta Copa va al Cielo", "Campeón, Chape campeón" y "Fuerza Chape".
"Las expresiones de solidaridad que encontramos de cada uno de ustedes nos ofrece un gran consuelo", dijo el canciller brasileño, José Serra, quien estalló en lágrimas al reconocer que nunca antes había sentido "una emoción semejante".

El tributo, al que asistieron autoridades locales y de Chapecó y familiares de las víctimas, finalizó con una presentación de la orquesta filarmónica de Medellín y con los asistentes lanzando flores a la cancha.



Tomado de Conmebol.com