José Néstor Pékerman ha completado este mes de enero cinco años al frente de la Selección Colombia, en los cuales le ha devuelto a un país la ilusión y el amor por su equipo nacional. A continuación reproducimos esta nota de CONMEBOL.com que destaca los mejores momentos del estratega argentino al mando de la tricolor.

Sacrifico, disciplina y sobre todo buen fútbol, fue la premisa del técnico argentino, José Néstor Pékerman, cuando asumió un 5 de enero del 2012 la selección Colombia y este último jueves se cumplió cinco años de aquel reto que tomó, con resultados fructíferos, en un puesto que marcó su carrera y del seguro cual no se arrepentirá.

“Colombia es un país que me quedó grabado en todo sentido, creo que le abro paso al corazón”, decía Pékerman en conferencia de prensa un poco después de asumir, en un país que lo siente como propio, ya que una de sus hijas nació en Medellín.

Con la selección Colombia en la penumbra, lejos de la clasificación y sin un rumbo fijo, Pékerman asumió el reto de llevar a la 'tricolor' nuevamente a Mundial, algo que en ese entonces era impensado, por el momento futbolístico que atravesaba el combinado ‘cafetero’, “mi prioridad es construir un equipo sólido, a base de trabajo y disciplina”, comentaba el adiestrador en su presentación oficial en Bogotá.

Después de 29 años, la selección ‘tricolor’ volvió a tener un entrenador extranjero. Pékerman tuvo a su cargo una generación magnifica colombiana, que logró clasificar a un Mundial, luego de 16 años de ausencia.

A Pékerman se la atribuye la capacidad de formar líderes, el astro argentino Lionel Messi, tuvo sus primeros minutos en la selección argentina bajo su dirección, después de un magnifico Mundial Sub-20. Además del más reciente, el colombiano James Rodríguez, uno de los mejores enganches del mundo.

Sobrio y conservador a la hora de brindar una conferencia de prensa, nunca promete resultados, más bien sacrificio y duro trabajo para conseguir los objetivos a corto plazo, con un plan de trabajo que va desde lo mental a lo físico.

“Después de estas rachas malas hay algo de escepticismo. Si estoy acá es porque soy optimista de que Colombia puede hacerlo, tenemos armas para lograrlo. Hay una sensación de que tenemos que juntarnos porque el país espera mucho y los jugadores está dispuestos”, así expresaba su deseo Pékerman y lo consiguió.

A base de disciplina, como él mismo resalta, convirtió un grupo de jugadores en un equipo ganador de hambre y sed trinufal, que fue expuesto en su mejor nivel dentro del Mundial de Brasil 2014, donde fue el conjunto revelación, con un James Rodríguez como el mejor ejecutor de la idea futbolística del timonel argentino.

El punto de partida fue el Mundial de Brasil, que marcó el rumbo y logró que los cafeteros regresaran a su tierra como héroes y el DT con el sobrenombre de ‘Patriarca’, que guio a la selección colombiana a los puestos de vanguardia de élite mundial.

Sin embargo, la deuda que le resta al entrenador es ganar un título con Colombia, demuestra gran nivel, capacidad de juego y armonía futbolística, pero no ha podido rubricar con un trofeo. Llegó a los cuartos de final en el Mundial 2014, a los cuartos en la Copa América de Chile 2015 y en quedó en el tercer puesto en la Copa América Centenario 2016.

Desde su llegada en 2012. Pékerman ha dirigido a Colombia en 60 partidos (siendo el técnico que más partidos le ha dirigido a la selección Colombia en Eliminatorias, con 25), con un saldo de 35 triunfos, 13 empates y 12 derrotas, alcanzando 118 puntos de 180 posibles, para un rendimiento del 65,5 %.

Nota de CONMEBOL.com