La semifinal que protagonizarán Brasil y México en  Pereira promete ser un duelo vibrante y de primerísima calidad en esta Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Colombia 2011. Ambos combinados convencieron con sus actuaciones en la ronda de cuartos de final, si bien los brasileños tuvieron que esperar hasta la tanda de penales para certificar su pase.

Estas dos selecciones se han visto las caras tres veces en la Copa Mundial Sub-20 y, hasta ahora, el balance no podría ser más equilibrado. El primer enfrentamiento se produjo en 1977, cuando Túnez albergó la edición inaugural de este torneo, y también fue en semifinales. En aquella ocasión, los mexicanos se impusieron por 5-3 en la tanda de penales. En 1991, en Oporto, se repartieron los puntos tras empatar 2-2 en la liguilla; y el último encuentro entre ambos conjuntos se lo adjudicó Brasil  por 1-2 en Adelaida en 1993.

La Selección brasilera libró un partido apasionante y de marcado carácter ofensivo contra España en cuartos de final. Los sudamericanos se adelantaron dos veces en el marcador, pero no fueron capaces de firmar el triunfo hasta la tanda de penales, donde el bravo arquero Gabriel detuvo dos lanzamientos de los españoles. Los brasileños, en cambio, no erraron ni un solo disparo y transformaron los cuatro que patearon, por lo que están bien preparados de cara a una posible tanda decisiva desde los once metros.

Para el combinado auriverde, esta es la 11ª semifinal en 17 participaciones mundialistas de la categoría, mientras que México solo ha llegado en dos ocasiones. Brasil lleva imbatido doce partidos mundialistas, y su última derrota data de 2007 en Canadá, cuando cayó por 4-2 a manos de España en la prórroga de octavos de final.

En los cinco choques disputados hasta la fecha, el jugador de refresco que se ha destapado además como el más efectivo de la canarinha es el delantero Dudu,  que ha anotado tres goles después de saltar al terreno de juego desde el banquillo. Con apenas 179 minutos a sus espaldas, su promedio goleador es de un tanto cada hora, una marca espectacular.

Mientras que Brasil  anda sediento de títulos, México podría coronar lo que está siendo un ciclo de ensueño. Después de que sus muchachos se ciñeran la corona ante su público en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA y la selección absoluta ganase la Copa Oro, México va camino de cerrar un capítulo dorado en su historia futbolística.

Los aztecas protagonizaron una primera fase poco brillante, con una única victoria sobre la RDP de Corea, y no resolvieron su duelo de octavos de final contra Camerún hasta la tanda de penales. Pero la potente maquinaria mexicana comenzó a funcionar en la ronda de cuartos de final, donde venció por 3-1 y eliminó contra todo pronóstico a Colombia, conjunto que hasta ese momento se había mostrado intratable.