• El Presidente de la FIFA explica los pasos clave para configurar el futuro del fútbol

  • Aborda temas como el actual proceso de consulta sobre el calendario internacional de partidos, la transparencia de los procesos de licitación y el crecimiento del fútbol femenino

  • Gianni Infantino asistió virtualmente al Foro EFE Sport Business

El Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, fue este miércoles 30 de junio el invitado especial de la segunda edición del Foro EFE Sport Business, emitido desde Madrid.

En una entrevista que se prolongó durante casi una hora, el Presidente abordó un sinfín de temas. A continuación ofrecemos una versión abreviada del encuentro.

Viendo los partidos de fútbol de estos últimos días, el fútbol vuelve a estar en la cima de la industria del entretenimiento, ¿no es así? 

Sí, sin duda alguna. Creo que el fútbol nos está dando mucha emoción estos días, con la Eurocopa [de la UEFA] y la Copa América [de la CONMEBOL]. Dentro de poco también va a celebrarse la Copa Oro [de la Concacaf]. Por culpa de la pandemia, hubo un momento en el que el fútbol se detuvo en todo el mundo. Fue algo que no ocurría desde la guerra y resultó muy duro para todos.

Hay mucha gente que lo ha pasado mal y que sigue pasándolo mal, pero que el fútbol haya vuelto, aunque los estadios no estén llenos todavía, nos transmite la sensación de estar regresando a la normalidad.

¿Qué tipo de novedades se van a introducir en relación con el mercado global de fichajes? ¿Cuál será el papel de la Cámara de Compensación que quiere instaurar la FIFA? 

Si pensamos en el año pasado, antes de la COVID-19, en el mercado internacional de fichajes se gastaron 7.000 millones de dólares. De esa cifra, 700 millones fueron directamente a los agentes y solo 70 correspondieron a los clubes que formaron y desarrollaron a los jugadores.

Nuestro principio consiste en reformar el mercado de fichajes, porque no creemos que sea positivo tener un flujo de dinero tan grande sin apenas reglas. Una cámara de compensación garantizará que los clubes que forman a los jugadores puedan recibir el dinero que se les debe, porque hay un mecanismo de solidaridad que establece que el 5% del traspaso debe pagarse a los clubes que proporcionaron la formación. Nuestras normas ya lo contemplan. Pero lo cierto es que apenas se pagan 60 o 70 millones.

¿Por qué? Porque estos clubes son clubes pequeños, que carecen de medios, que no saben que pueden recibir ese dinero, que no tienen tiempo para pedirlo o que no pueden pagar abogados para recurrir a los tribunales.

Por tanto, queremos automatizarlo todo para garantizar que el proceso sea completamente transparente.

FIFPro ha solicitado un calendario futbolístico más justo y razonable. ¿De verdad hacen falta tantas competiciones? ¿Cuál es la situación actual del proyecto de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA con 24 equipos? 

Estoy convencido de que esta es la opinión de la gran mayoría de las federaciones de fútbol, las ligas, los clubes, los aficionados y los jugadores de todo el mundo: queremos que el fútbol sea más sano, menos discriminatorio y más competitivo. Para conseguirlo, hay que revisar todo el calendario internacional. Hemos pedido a Arsène Wenger, cuya experiencia futbolística y profesionalidad nadie niega, que se haga cargo de este proceso.

Hemos emprendido este proceso de consulta y hemos empezado por las principales partes interesadas: por los jugadores y los entrenadores, para saber cuáles son sus opiniones y cómo quieren que se gestione el fútbol en los próximos años.

¿Qué opinan del Mundial de Clubes? ¿Del Mundial, la Eurocopa, la Copa América [de la CONMEBOL], la Copa Africana [de Naciones de la CAF], la Copa Asiática [de la AFC]? ¿Qué piensan de los clubes? ¿Qué opinan de viajar en septiembre, octubre, noviembre y marzo de un continente a otro? ¿Qué les parece jugar dos partidos y volver o jugar cuatro partidos con sus clubes y luego volver a jugar con sus selecciones? Todas estas cuestiones son muy importantes, y también queremos escuchar las opiniones que tienen los aficionados.

Nuestro objetivo es globalizar el fútbol. Podríamos preguntarnos si el fútbol es global o no. Por supuesto, el fútbol es el deporte número uno del mundo, y el fútbol seguramente sea global en lo que respecta a la pasión, la emoción y el corazón, pero no es para nada global en cuanto a las oportunidades de jugar, las oportunidades de competir, las oportunidades que tienen los futbolistas de desplegar su mejor juego en un torneo importante.

Mi ambición, mi sueño, nuestra idea, nuestra filosofía, es tener quizás unos 50 clubes de todos los continentes que puedan ganar un Mundial de Clubes, y que unos 50 países, 50 selecciones nacionales de todos los continentes, puedan ganar un Mundial. Si lo conseguimos, creo que el fútbol estará en plena forma.

Hablemos del fútbol femenino. ¿Qué medidas están tomando a corto o medio plazo para expandirse en este campo? 

De entre todos los deportes, el fútbol femenino es el que más va a crecer en los próximos diez años. No sé dónde voy a estar yo dentro de diez años, pero volveremos a hablar, comprobaremos las cifras y compararemos el crecimiento del fútbol femenino con el de cualquier otro deporte femenino o masculino, y veremos las cifras.

No me refiero solo a los ingresos, sino a las cifras generales. 1.200 millones de personas de todo el mundo vieron la última Copa Mundial Femenina [de la FIFA], celebrada en Francia y que fue un gran éxito. 1.200 millones. Más de un millón de personas en las gradas. Solo la final tuvo 263 millones de espectadores.

Es un deporte que tenemos que desarrollar en todo el planeta. Por eso, en la FIFA hemos decidido invertir 1.000 millones de dólares para desarrollar el fútbol femenino, por ejemplo, en proyectos en todo el mundo, para que las niñas puedan acceder más fácilmente al fútbol en todos los países del globo.

Recuerdo la última Copa Mundial Femenina Sub-17 [de la FIFA], en Uruguay. Disputaron la final México y España, sin ser países que asociaríamos históricamente con el desarrollo del fútbol femenino. Así que tenemos que seguir desarrollándonos más. Y para el fútbol femenino también hacemos las mismas consultas que para el masculino en cuanto al calendario internacional.

Hablemos del Mundial de 2030. Hay varios candidatos a organizarlo. ¿Qué opinión le merece nuestra candidatura conjunta España-Portugal?

Tras las reformas de la FIFA, el Presidente de la FIFA ni siquiera tiene voto en relación a esto, porque son los 211 países los que votan. Como Presidente de la FIFA, es importante señalar que, una vez más, hay un interés renovado en ser candidatos por parte de muchos países de todo el mundo. ¿Qué significa eso? Significa que la gente tiene confianza en el proceso de la FIFA. Puede que no siempre haya sido así, pero ahora sí, porque ya hemos llevado a cabo votaciones —por ejemplo, para la Copa Mundial de la FIFA 2026 hace dos años— con un proceso abierto, transparente y público.

Hay expertos observando el proceso, todo se audita, y las votaciones son públicas y transparentes. Así pues, lo que podemos garantizar a España y Portugal, así como a todos los países que quieren organizar el próximo Mundial tras el de 2026 en Norteamérica, es que el proceso será de una integridad y una transparencia totales. Cuantos más candidatos haya, mejor para el Presidente de la FIFA, o para la propia FIFA. ¡Que gane el mejor!

Ahora estamos en 2021. ¿Podría explicar brevemente cómo serán los dos próximos años de la FIFA? 

Nuestra visión consiste en hacer que el fútbol sea verdaderamente global. Si nosotros crecemos, todos podemos crecer. Para que el fútbol crezca por todo el mundo, no podemos discriminar a nadie.

El fútbol no puede estar reservado a unos pocos; tiene que estar abierto a todos. E incluso los grandes grupos de interés se beneficiarán de que el fútbol se abra a todos.

Creo que la brecha entre los grandes y los pequeños se está agrandando cada vez más. Nuestra labor debe consistir en globalizar el fútbol, empezando por los jóvenes en proceso de desarrollo en los Mundiales de categorías menores, para dar una oportunidad a todos los talentos del mundo, y ofrecer la oportunidad de soñar a todos los chicos y chicas.

Esa es la visión para 2023: hacer que el fútbol sea realmente global. Tenemos que estar comprometidos y muy abiertos a nuevas ideas. Tenemos que ser asimismo valientes, porque alguna gente podría tener miedo al cambio. Pero creo que tenemos que proceder con convicción y actitud positiva; es necesario incluir a todo el mundo y hacer que el fútbol sea aún más global —mucho más— de lo que es.