• USD 130 millones aproximadamente ha logrado recuperar la CONMEBOL, que fueron desviados en forma ilegal por exdirigentes de la institución.
  • La recuperación de los fondos apropiados en forma irregular ha sido una acción sostenida desde el 2016, cuando Alejandro Domínguez asumió la presidencia.

 

¡Un gran triunfo a la corrupción! El martes, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ordenó la devolución de USD 71 millones a la CONMEBOL, dinero que fue recuperado de un esquema criminal subyacente a la investigación del FIFAgate.

Se trata de la recuperación más elevada conquistada por la Confederación, gracias a la dedicación y la eficaz estrategia legal impulsada por la Dirección Jurídica de la institución, bajo el liderazgo de Monserrat Jiménez, y el admirable trabajo de Ben O’Neil del estudio jurídico Quinn Emanuel, de EEUU.

Además de los fondos remitidos por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, la CONMEBOL ya ha recuperado montos similares a través de tribunales suizos y de los herederos de Nicolás Leoz, de quienes se ha obtenido un poco más de USD 16 millones.

En el 2020, atendiendo al reclamo impulsado por parte de la CONMEBOL, la Fiscalía de EEUU dispuso la restitución de un monto superior a USD 550.000 y la Fiscalía de Suiza ordenó la devolución de USD 38 millones desde cuentas abiertas por Leoz y Deluca en forma particular.

Sobre este último, este año se volvió a ganar una batalla para que sea restituido a la USD 1.749.625, sumando así entre las cuentas de ambos exdirigentes más de USD 56 millones, a los que hoy se unen los USD 71 millones, totalizando un monto cercano a los USD 130 millones.

Estos fondos que se devuelven a la CONMEBOL se utilizarán para apoyar proyectos relacionados con el desarrollo del fútbol sudamericano.

El punto de partida de este proceso es la realización de auditorías forenses, la aplicación de una eficiente estrategia jurídica y la total cooperación con la Justicia de Suiza y Estados Unidos.

Gracias a este destacado trabajo de transparencia de la actual administración, la CONMEBOL dejó de ser percibida por la justicia norteamericana como un ente infractor de la ley y pasó a ser considerada como una organización víctima de fraudes y diversos ilícitos.

De esta forma, la CONMEBOL ratifica el compromiso con la transparencia, las reglas claras y la reinversión. Lo que motiva a seguir recuperando lo que pertenece a la familia del fútbol sudamericano.