Roberto Bruno es un Barranquillero amante del fútbol sala, más conocido en el mundo del deporte como «El Tico Bruno». Este director técnico inició su camino en las Selecciones Colombia de Fútsal desde el año 2011.

Luego del subcampeonato logrado en el Sudamericano Femenino Sub-20 que se llevó a cabo en Gramado, Brasil, el profesor Bruno nos cuenta un poco de su experiencia en el fútsal y cómo le fue dirigiendo una selección femenina por primera vez.

P / ¿Quién es Roberto Bruno? Cuéntenos un poco de usted profe.

R / Roberto Bruno es un barranquillero que se apasionó por el deporte desde muy niño. Mi historia con el fútsal inició en el 2011 cuando empecé a dirigir en el torneo Argos que había en su momento. Creo que soy de los pocos entrenadores que se ha mantenido en ese proceso de clubes a nivel nacional, ese año fuimos subcampeones. A partir de ahí arrancó este viaje con las Selecciones Colombia cuando recibí el llamado a trabajar por parte del profesor Osmar Fonnegra.

En el ambito personal, soy casado con una hermosa mujer y padre de dos niñas, además el hermano mayor de 5 hijos que tiene mi madre. Creo que he sido una persona que me he preparado mucho para poder afrontar estos retos, vivo apasionado de mi deporte y con mucha hambre de poder seguir estudiando y preparándome para ser cada vez mejor.

P / ¿Qué tal esta experiencia de dirigir una Selección Colombia Femenina por primera vez?

R / A nivel de Selecciones Colombia es la primera vez que dirijo mujeres. Aunque tengo la experiencia de que trabajé mucho tiempo como director técnico del equipo femenino de la Corporación Universitaria Latinoaméricana en Barranquilla, de hecho fuimos campeones departamentales y regionales en la Costa Caribe.

La verdad es que me sentí muy bien, aprendí mucho de ellas. El trabajo con mujeres es un poco diferente en cuanto al trato personal, al manejo de grupo, la fisiología. En el trabajo como tal, lo técnico, el entrenamiento, la táctica y la estrategía es muy parecido que se tiene con los hombres. Para mi fue una experiencia enriquecedora, regreso mucho más fortalecido como entrenador después de este torneo y vivir esta experiencia con estas mujeres tan maravillosas.

P/ ¿Qué es lo que más le sorprendió de este equipo en el sudamericano? 

R/ La verdad es que conociamos muy poco al grupo, entonces me sorprendió el compromiso que tuvieron durante la preparación y el torneo. Es increible lo fuerte que son mentalmente estas jugadoras, tienen un caracter sólido con el que afrontaron cada uno de los partidos.

Acá tuvimos un grupo muy unido y muy fuerte, y eso sumado con la riqueza técnica de nuestras jugadoras nos permitió disputar la final del campeonato. La victoria ante Argentina fue impresionante porque ellas llevan un proceso más largo. Le jugamos de tú a tú a Brasil que tiene una liga profesional, cada partido me sorprendió y me fortaleció como entrenador.

P/ Este año hemos llegado a 3 finales contra Brasil en Sudamericanos de distintas categorías, cada vez estamos más cerca?

R/ Sabemos que Brasil es la potencia sudamericana y  una a nivel mundial. Son el equipo más ganador a en el mundo en todas las categorías en este deporte. Colombia está tratando siempre de mostrar sus capacidades, de no esconderse, de salir a buscar el partido y de ser intensos.

Los resultados no han sido positivos, pero como entrenador me llevó la gran reflexión que a nivel colectivo, a nivel mental y a nivel deportivo nuestros equipos han ganado mucho. Ahora con las mujeres confirmo que vamos en el camino y en la ruta correcta. Debemos trabajar más y ajustar para aprovechar las oportunidades cuando se nos den. Hemos crecido mucho, pero es una realidad que en el deporte los procesos existen y debemos respetarlos

P / Qué mensaje le envía a todos esos jóvenes hombres y mujeres que sueñan con vestir algún día la camisa de la Selección?

R / Siempre he pensado que mientras tengamos disciplina y sueños, todo se puede cumplir con la ayuda de Dios. Debemos trabajar fuerte, yo soy el ejemplo de eso, siempre soñé con ponerme la camisa de mi Selección, representar a mi país y con sacrificio y esfuerzo hoy estoy acá.

El día que Roberto Bruno y su cuerpo técnico se tengan que ir, esperamos dejar un huella, un legado y un camino trazado. Sabemos lo que estamos sembrando, este es un deporte que empezó de cero pero que ya cuenta con una base sólida y tengo claro que en unos años el fútsal estará consolidado en nuestro país.